Sergio Magaña: Lo importante es vivir, no escribir

Por: Claudia Magun — mayo 1, 2006 

SergioMagana, dramaturgo mexicano 1924-1990 Sergio Magaña (1924-1990), es uno de los pilares de la dramaturgia mexicana, parte de esa histórica generación de escritores del medio siglo a la que también pertenecen Emilio Carballido, Luisa Josefina Hernández, Miguel Guardia, Jorge Ibargüengoitia, Olga Harmony y Jaime Sabines

Sus inicios en la literatura fueron marcados por la novela “Los suplicantes” que data de 1942. A Magaña se le puede considerar de los autores más polifacéticos, rebaso la creatividad literaria, escribiendo varios de géneros, de las primeras comedias modernas: “Rentas congeladas” (1960) y “El mundo que tú heredas” (1979); de las primeras incursiones mexicanas del llamado teatro de hechos o documental: “Los motivos del lobo” (1965) y del primer texto dramático mexicano con trama policiaca: “El pequeño caso de Jorge Lívido” (1958). Otros de sus grandes textos dramáticos son “Cortés y la Malinche” (1967) y “Santísima” (1980).

El pequeno caso de Jorge Livido, de Sergio Magana. Director: Manolo Fabregas Su producción teatral es un muestrario de creatividad que va desde el más importante fresco urbano (Los signos del zodíaco) a la primera gran tragedia del teatro mexicano (Moctezuma II, una exploración de la tragedia mexicana desde su raíz), a la sátira histórico-política (Las argonautas, Cortés y La Malinche) y a la comedia, donde incursionó con “Ensayando a Moliere” (1966). Dentro del teatro infantil exploró -junto con Carballido, amigo, cómplice y “contlapache”, como el mismo autor decía- el difícil arte para los niños con “El viaje de Nocresida” (1953).

“Su teatro es realista, pero no costumbrista. Analiza la realidad, siguiendo al otro gran maestro, Usigli, es decir, con la base de los métodos del pensamiento moderno: sicología, sociología, antropología, marxismo, lingüística…”, Moisés Palacios, investigador.

Programa de la obra: Los Signos del Zodiaco, 1959 En el año de 1946, unido a Emilio Carballido, Jaime Sabines, Luisa Josefina Hernández, Rosario Castellanos y Rubén Bonifaz Nuño, forman la sociedad literaria Atenea, que tiempo después se convirtió en el Grupo Teatral de Filosofía y Letras. Esa compañía montó, en 1947, “La noche transfigurada” y un año más tarde, “La triple porfía”.

Es aquí –explica Palacios–, donde toma el camino del teatro y del pensamiento escénico del que surgiría la antropología del teatro mexicano moderno, ése que no siempre necesitó de un espacio teatral como tal para manifestarse, pues le bastaba un estudio, la sala de una casa o la recámara del propio Magaña para existir.

A finales de los cuarentas tomó clases con su admirado “irredento”, por su método draconiano, Seki Sano y con Rodolfo Usigli, quien no soportó la insolencia milenaria de Magaña y lo corrió de sus clases.

Elenco de la pelicula: Los Signos del Zodiaco Ya consagrado como dramaturgo escribió su primera gran obra naturista: “Los signos del zodiaco”, (1951), un drama en tras actos con música incidental de Blas Galindo y escenografía de Julio Prieto, que fue estrenada por Salvador Novo en el Palacio de Bellas Artes. Desde ahí, el autor michoacano se convirtió en un dramaturgo ambicioso y trascendental, un clásico de nuestro teatro.

De esta obra, Magaña diría: “Está llena de ambición y deberá revolucionar el teatro mexicano. Lleva el mensaje que yo quise y las palabras que yo siento. Es realista, pero no verista. Es mexicana pero no local y, si como creo, logré mis intenciones, no será una obra temporal sino que se colocará más allá de nuestros días. Aspira también, por pretensión muy comprensible a mis años, a colocarse entre las obras del teatro universal”.

German Castillo y Sergio Magana. Proporcionada por German Castillo, Fondo Dramaturgo por vocación; crítico teatral, maestro, burócrata, guionista, jurado de concursos y otros mil empleos, Sergio Magaña –nacido en Tepalcatepec, estado de Michoacán, donde fue declarado Hijo Predilecto en 1971- fue un artista polifacético e innovador que incursionó en los terrenos de la narrativa, la crítica, la composición musical y, sobre todo, el teatro…

En homenaje a su trayectoria y aportación, el Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA) y su Coordinación Nacional de Teatro le rindieron el pasado 27 de abril, en la Sala Manuel M. Ponce del Palacio de Bellas Artes, un homenaje donde se presentó el libro “Una mirada a la vida y obra de Sergio Magaña 1924-1990”, escrito por Rodolfo Obregón, Director del CITRU. Además, se llevó a cabo la mesa redonda “Sergio Magaña: Actitud multidisciplinaria en el arte escénico”, donde participaron Germán Castillo, Mauricio Jiménez, Virginia Gutiérrez y Angelina Peláez.

“Maestro de maestros, artista eterno muy a pesar de él mismo y fundamento basal del edificio del teatro mexicano, Sergio Magaña es muy a su pesar y muy a nuestro favor y fortuna, presencia total en la cultura sempiterna de México, exhibiendo para siempre la realidad teatral del ser humano”, Moisés Palacios.

FacebookTwitter

No hay comentarios

Aún no hay comentarios.

RSS feed para los comentarios de esta entrada.

Lo siento, el formulario de comentarios está cerrado en este momento.

Directorio cultural

Un listado de los enlaces a centros culturales, música, teatro, danza, festivales, infantiles y medios.


A Todos los Interesados en Difundir su Proyecto Escénico, Envien su Dirección Electrónica para Anexar al Directorio…

Interescena: cmagun@interescena.com, susana@interescena.com